HOME Guía turístico Viajes con sentido común
img

LLEVANDO LA ALEGRÍA DE NUEVO AL BÉISBOL

Desde niño, Fernando Tatis Jr. ha vivido para jugar. Este año, el juego lo necesita tanto como él lo necesita.

Fernando Tatis Jr.no se mueve tanto como bebops, de persona a persona, lugar para colocar o, cuando tenía 8 años, techo a pavimento. Trató de dar una voltereta hacia atrás de su casa y entrar en su piscina, falló y se rompió el fémur derecho. En el hospital, al mirar su yeso de cadera a tobillo, Todo lo que Tatis quería saber era cuándo podría volver a jugar béisbol.

Trece años después, todavía no es fácil constreñirlo. El vástago de una dinastía, el hijo predilecto de una nación, el punto de apoyo de una de las únicas franquicias que nunca ha ganado una Serie Mundial:no es alguien que frena, Ni siquiera por un segundo. Ya sea como campocorto de los Padres de San Diego o fuera del campo, Tatis está bailando y charlando y dando golpecitos y gesticulando, tan perpetuamente en movimiento que es una anomalía termodinámica. Incluso la risa de Tatis es una empresa de cuerpo entero. Su cuello se rompe hacia atrás sus rastas rubias teñidas siguen su ejemplo, sus hombros se encogen, su torso se agita. Irradia alegría.

Tatis se calibró a sí mismo para la vida de un alma inquieta con energía ilimitada, y que la vida era buena - perfecta en realidad, hasta que salió del campo después de un juego de entrenamiento de primavera el 11 de marzo y entró en una nueva realidad.

Durante los cinco meses desde que el coronavirus dejó inerte el mundo de Tatis, mientras le quitaba la alegría a tanto, pasó tiempo solo en su apartamento de San Diego. pensando en todas las cosas que extrañaba. los pollo guisado y arroz con habichuelas hecho por su tía Rosie cuando vivió con él la temporada pasada. Los abrazos de su mamá Maria quien siempre le recuerda Bebo esa familia es lo primero. Los entrenamientos con su papá, Fernando, quien ofrece buenos consejos a su hijo mayor. Las fiestas con sus amigos, las conversaciones con sus hermanos, la intimidad de la interacción cara a cara que daba por sentada.

"También, béisbol, "Tatis dice, ya que los últimos meses constituyeron su tramo más largo sin juego desde la fractura de pierna. "El béisbol es solo parte de mi vida".

Desde el primer partido de los Padres el 24 de julio, Todo lo que Tatis ha hecho es jugar mejor que todos los demás en el deporte. Durante el primer trimestre de la temporada truncada de 60 juegos de las Grandes Ligas, nadie tenía más victorias por encima del reemplazo que el joven de 21 años. Su excelencia tampoco es puramente estadística. Sus jonrones son majestuosos, su bate se voltea justo, su goteo innegable.

Lo que Tatis aún no se da cuenta es cuán simbiótica es su relación con el béisbol. Por mucho que le satisfaga, el juego lo necesita aún más. MLB pasó gran parte de los primeros tres meses de la pandemia luchando contra los jugadores por dinero. Mientras el béisbol intenta resistir en medio de los brotes de coronavirus, el mejor antídoto para su predilección por la autoinmolación es un jugador como Tatis, cuyo único coqueteo con el fuego viene en forma de emoji.

Ver a Tatis jugar béisbol es un viaje en una máquina del tiempo, solo no al pasado del béisbol profesional. Es una línea directa a la niñez, a las innumerables horas que pasas con amigos haciendo todas las cosas que los entrenadores te advirtieron que nunca hicieras, como deslizarse para fildear un roletazo o anotar desde el primero en un roletazo sencillo por el medio o marcar desde la tercera base en un popup hasta la segunda. Te dijeron que nunca hicieras eso porque no eras Fernando Tatis Jr.

“Hace [todo] con energía y pasión, ”El gerente general de los Padres, A.J. Preller dice. "Creo que todas esas cosas son razones por las que quieres encender la televisión a las 7 y ver un partido de los Padres".

Tatis es lo más parecido en el béisbol a ver citas, bien vale la pena el golpe de cafeína a altas horas de la noche para East Coasters. Es un jugador de creación de videojuegos con la configuración ajustada a 99:6 pies 3, 200 libras, poder a todos los campos, rápido como un coche divertido, fuerza tonta del brazo, Pies de Astaire. Es un conjunto armonioso de herramientas, y bateó .317 / .379 / .590 con 22 jonrones y 16 bases robadas en 84 juegos de una temporada de novato de 2019 abreviada por lesiones en el tendón de la corva y la espalda. El OPS de .969 de Tatis fue el más alto para un campocorto novato con al menos 300 apariciones en el plato. Este año, los números son aún más extravagantes:.333 / .417 / .810 con ocho jonrones y 18 carreras impulsadas en las Grandes Ligas en los primeros 16 juegos de San Diego.

"Tengo una jaula de bateo en mi casa, "Dice Eric Hosmer, Compañero de Tatis con los Padres. "Un par de niños más pequeños vinieron a batear con mi hermano en la temporada baja, y uno de los niños lleva una diadema. Acabo de comentar, "Qué diadema tan genial". Y él dice:'Sí, Lo uso por Fernando Tatis Jr. 'quiero decir, estás hablando de un niño de Miami, Florida, eso es seguir a un tipo en los Padres de San Diego y cada uno de sus movimientos.

"Tiene 21 años. Y no hay duda, él es el rostro de esta franquicia. Y creo que él será el rostro de este juego muy, muy pronto."

DIEZ DÍAS ANTES Navidad, de vuelta a nuestra vieja realidad, la casa Tatis rebosa de espíritu navideño:abundantes elfos y un reno con gafas, un árbol bien arreglado, cantidades excesivas de oropel y medias en abundancia. Maria Tatis ama la Navidad, y después de criar cinco hijos, a menudo sola durante meses a la vez, ella consigue lo que quiere ahora.

La familia Tatis vive cerca de la playa en Juan Dolio, República Dominicana, una ciudad turística en la costa sur del país, y el primogénito de María vive en un complejo de condominios a unos minutos de distancia. Tatis pasa por la casa familiar la mayoría de los días para pasar tiempo con sus hermanos. Josh, Elijah y Daniel, y su hermana, María Fernanda, o para hablar con su mamá, o recoger a su padre para hacer ejercicio. Fernando Tatis Sr. pasó 11 temporadas en las ligas mayores y hoy dirige una academia de béisbol para adolescentes dominicanos que quieren ser como su hijo.

La casa Tatis es un depósito para su familia extendida, con gente yendo y viniendo constantemente, asegurándose de dar un paso alrededor de los dos perros perdigueros de oro que habitualmente holgazaneaban en el medio del piso. Senior una vez compró una camioneta para 15 personas para guiar a la gente hacia y desde eventos familiares y pronto se dio cuenta de que no era lo suficientemente grande. El clan Tatis requiere un autobús.

El caos se centra en Tatis Jr., rodeado de su familia, este es el único lugar donde no tiene que estar, donde está Bebo y no El Niño, el apodo de béisbol que le otorgó. La liga reconoce a Tatis como un anacronismo:el jugador de béisbol comercializable. Joven, talentoso, guapo, bilingüe, rebosante de personalidad:un unicornio. Uno de los agentes de Tatis, Dan Lozano de MVP Sports Group, ha registrado más de mil millones de dólares en contratos que representan a Albert Pujols, Joey Votto, Manny Machado, Josh Donaldson y Jimmy Rollins. Nunca, él dice, ¿Ha visto a alguien tan preparado para el estrellato? tan al mismo tiempo identificable y magnético.

El talento de Tatis contradice su edad, que es el mismo que el de la mayoría de los jugadores seleccionados en el draft de la MLB este año. Durante su temporada de novato, vivió punzadas de melancolía por todo lo que dejan atrás los peloteros dominicanos.

"Me da nostalgia, " él dice. "Extrañando mi cultura, echando de menos estar aquí, Extrañaba estar con mi familia y simplemente extrañaba estar en casa. ... Es una bendición ser dominicano. Así es como la gente lo ve y lo dice aquí. Amo mi país, especialmente nuestra cultura:cómo bailamos, cómo disfrutamos la música, cómo disfrutamos estar afuera, pasando un buen rato. Para nosotros, es diferente."

No es que Tatis tuviera una infancia típica dominicana. El año en que nació su padre conectó 34 jonrones como tercera base de los Cardenales de San Luis y estableció un récord de Grandes Ligas con dos grand slams en una entrada. La mayoría de los jugadores jóvenes prometedores de la isla abandonan la escuela y garantizan una parte usurera de las ganancias futuras a los entrenadores que los preparan para firmar contratos con equipos a los 16 años. No Tatis. Su padre insistió en que se quedara en la escuela. aprende inglés, hacer uso de su privilegio.

A los 14, Tatis comenzó a despertar el interés de los equipos, más por su apellido que por su habilidad. En aquel momento, Los posibles observadores clasificaron a Tatis muy por debajo de sus compañeros internacionales Vladimir Guerrero Jr. y Juan Soto. Cuando Marco Paddy, el director de exploración internacional de los Medias Blancas de Chicago, observó a Tatis hacer ejercicio en 2013 y le preguntó:"¿Qué quieres ser?" ofreció una respuesta de primera clase:"El dominicano Derek Jeter".

“Vi todo el respeto que la gente le tiene, y mi papá siempre me predicaba eso:respeto, —Dice Tatis. "Cuando veo a Derek Jeter, Veo respeto, y eso es lo que quiero ser. Solo un chico que juega para su equipo. Un chico que abraza lo que tiene. Un chico que va a llevar al equipo va a ayudar a otros y se va a establecer y ser un jugador franquicia ".

Es más que respeto. Como Jeter, Tatis es genial sin esfuerzo en un deporte que grita papá suburbano. El béisbol dominicano es divertido, atractivo y arrogante:el jonrón y salto de Sammy Sosa, el swing aterciopelado de Robinson Cano, el shimmy previo al lanzamiento de Johnny Cueto. La improvisación de Tatis es el béisbol dominicano 2.0. Su espontaneidad parece reescribir las reglas no escritas del béisbol. Por ejemplo:la idea de que nadie debería marcar y anotar en una ventana emergente a la segunda base. Tatis hizo eso el año pasado cuando era un novato de 20 años. Se paró en tercera base. Su entonces compañero de equipo, Hunter Renfroe, golpeó un elevado perezoso a unos 165 pies, dos pasos más allá del corte de la hierba. El segunda base de Pittsburgh, Kevin Newman, atrapó el balón. Mientras Tatis corría a casa, Newman vaciló, pensando que no se atrevería. De lo que no se dio cuenta es de que Tatis habitualmente se atreve. Se lanzó hacia el plato desde 10 pies de distancia, deslizó su brazo izquierdo fuera del alcance del receptor Elías Díaz y golpeó el plato. El árbitro Mike Winters llamó a Tatis. Una revisión de repetición mostró que estaba a salvo.

Sosa, Cano y Cueto, gigantes en el juego, todos crecieron en San Pedro de Macoris, la pequeña provincia de 420, 000 que ha producido más jugadores de béisbol per cápita que en cualquier otro lugar del mundo, incluido Fernando Tatis Sr.San Pedro también es el destino de la caravana de la familia Tatis ese día antes de Navidad en diciembre. cuando todavía podían estar todos juntos. Se dirigen al Rompeola Food Park de San Pedro, un mercado al aire libre lleno de camiones de comida, incluido Papy Burguer, propiedad de un amigo de la familia. Mientras Bebo espera su hamburguesa, pidió una llamada El Big Papy, un homenaje al jugador dominicano más querido de todos, David Ortiz:nadie en las docenas de mesas circundantes le pide una selfie. No es como si no se dieran cuenta de él. Entre su cabello y su tamaño, es eminentemente reconocible. La única persona que se acercó a Tatis es un niño, quien pregunta si puede limpiarle los zapatos a Tatis. Tatis objeta, en lugar de eso, metió la mano en el bolsillo y le entregó al niño 500 pesos dominicanos. Mientras el niño sonríe y se aleja al galope, Tatis mira hacia la mesa donde se sienta su familia.

"Mi papá, "Tatis dice, "Era ese niño".

A LOS 8 AÑOS, cuando abandonó la escuela, Fernando Tatis Sr. limpiaba zapatos en las calles de San Pedro. Vendió pan. Cualquier cosa para ganar dinero. Su padre, un jugador de béisbol bien considerado, se había estancado en Triple-A en la organización de los Houston Astros, luego abandonó a su familia cuando su hijo estaba en el jardín de infancia. Tatis Sr. se fue a vivir con una tía unos años después.

"Mi papá vino de la nada, ”Dice Tatis Jr. “Y se convirtió en Fernando Tatis”.

La reverencia de Tatis Jr. por su apellido, su derecho de nacimiento, proviene de las historias que cuenta su padre. Es una herencia no de privilegio sino de la simple idea de que una persona sin padres, sin medios, sin nada más que respeto por todo lo que no tiene, todavía puedo tenerlo todo.

"Sueña con poder salir del lugar donde creciste, ”Dice Tatis Sr. "Tienes el sueño de jugar béisbol y darte esperanza, ir más duro todos los días. Trate de conseguir un trabajo para comprar las cosas que necesita para jugar. Haz que llegue más lejos cada día no importa qué. No importa lo que haga falta para encontrar sus sueños ".

Tatis padre siempre encontraba tiempo para nutrir ese sueño, jugar béisbol, y a los 17 años, sin fanfarria, firmó con los Texas Rangers por $ 8, 000 de bonificación de un campo de prueba. Veintitrés años después, el 2 de julio 2015, Fernando Tatis Jr. recibió $ 825, 000 para firmar con los Medias Blancas, para ser su dominicano Derek Jeter. En aquel momento, nadie podría haber proyectado que se convertiría en un espécimen físico. Tatis Jr.medía 6 pies. Su padre tenía solo 5-11 años. Su tía Rosie, La hermana de Maria, todavía lo llama mi flaco - mi chico flaco. Él era, de muchas maneras, un clásico prospecto dominicano, más proyección que las habilidades actuales.

Eso de ninguna manera disminuyó la celebración familiar del día de la firma. Había un pastel de dos capas, uno con telas a rayas negras, el otro con ribetes rojos para parecerse a una pelota de béisbol, coronado por una gorra de los White Sox. Tatis cambió su chaqueta deportiva blanca por una camiseta de los White Sox y posó para las fotos. incluyendo uno con su padre y su abuelo, que se había reconciliado cuando Tatis Sr. se abrió paso en las ligas mayores.

Tatis Sr. usó una camiseta ese día con dos palabras en letras mayúsculas:TATIS DYNASTY. Su nombre es su legado, y Tatis Sr. quería que sus hijos lo reconocieran.

“En los viejos tiempos, cuando todavía tienen castillos y cosas así, "Tatis Jr.dice, “Solían tener un gran escudo frente al castillo con el rey o el apellido. Así es como veo a mi familia. De aquellos viejos tiempos. Todo el poder que tienen ”.

El sigilo de la dinastía Tatis, él dice, sería un murciélago, una pelota y una Biblia. O tal vez cuatro bolas:una para su abuelo, uno para su padre, uno para él y otro para Elías, El hermano de Fernando y un campocorto de 18 años que firmó el año pasado por $ 500, 000 con los White Sox.

Antes de que Tatis fuera a Estados Unidos para su primera temporada, su padre lo sentó. Hablaron sobre lo que significa ser un Tatis, sobre la fragilidad del juego, sobre lo que implica ser dominicano en MLB.

“Solo Dios puede detenerlo, ”Dice Tatis Sr. "Sí. Puede ser el tipo de jugador que quiera ser en este momento. Obtuvo toda la habilidad. Consiguió la determinación en el juego. Cada vez que llega al campo, él solo tiene un [pensamiento] en su mente:ganar el juego. Y va a ganar el juego en todos los niveles. No puedes pestañear en él porque te va a desafiar. Él te va a atrapar ".

FERNANDO Y MARIA Parpadeó una vez y Tatis terminó con un yeso en toda la pierna. Kevin Newman parpadeó una vez y Tatis anotó en una ventana emergente a la segunda base. Los Medias Blancas de Chicago parpadearon una vez y podría cambiar el curso del béisbol durante la próxima década.

Los White Sox canjearon a Tatis a los Padres en 2016 en un esfuerzo por reforzar sus esperanzas de playoffs con el veterano abridor James Shields. Hoy en día es fácil dar por terminado el trato de Brock por Broglio de esta generación, un oficio tan desigual en la historia eliminó los nombres de pila de sus directores. El hecho de que Tatis dijera que quería ser el dominicano Derek Jeter no significa que nadie, incluso los mejores adivinos de la comunidad de desarrollo de jugadores, habría concebido que en realidad podría serlo.

Tatis había crecido a 6-2 cuando dejó a Juan Dolio por el complejo de los Medias Blancas en Arizona. El estaba todavia flaco , pero los cazatalentos que rastreaban los campos traseros durante los entrenamientos de primavera extendidos notaron el desarrollo. Todos los instintos y acciones con los que soñaban sus patrocinadores se estaban volviendo tangibles. A los cazatalentos profesionales de los Padres que se paseaban por el complejo de los White Sox en Glendale se les pidió que echaran un vistazo a Tatis. Los informes coincidieron:si alguna vez se materializara un escenario comercial con Chicago, él era el objetivo perfecto.

"No hicimos el intercambio por Fernando diciendo que [vamos a] finalmente garantizar que él va a tener este nivel de jugador en el nivel de las Grandes Ligas, ”Dice Preller. “Pero nuestros exploradores hicieron un buen trabajo, dirigido por [el director de exploración profesional] Pete DeYoung, diciéndome eso, Oye, creemos que tenemos a un tipo que podría ser un jugador muy importante para nuestra franquicia ”.

El 22 de junio 2016, solo 18 días después del intercambio, Tatis debutó con los Padres de la Liga de Arizona y se fue 0 de 5 con dos ponches. El día siguiente, consiguió su primer hit e impulsó dos carreras. Cinco días después de su debut, marcó su primer jonrón profesional contra el equipo de la Liga de Arizona de los Medias Blancas. Así comenzó el rápido ascenso de Tatis a las Grandes Ligas. A los 18, creció una pulgada más y desoló la Liga del Medio Oeste de temporada completa, donde la edad promedio era mayor de 21 años. En Double-A la próxima temporada, brotó otra pulgada y consolidó su estado de fenómeno en toda regla. Tatis terminó 2018 con la esperanza de debutar en las Grandes Ligas en algún momento de 2019.

Antes de que, regresó a casa con un propósito aún más profundo. Su padre había sido nombrado gerente de Estrellas Orientales, el equipo de la Liga de Béisbol Profesional de República Dominicana en San Pedro. Para una ciudad tan rica en historia del béisbol como San Pedro, Las estrellas fueron históricamente malas. La última vez que ganaron un campeonato fue en 1968.

Tatis se unió a la lista de su padre y fue una revelación. Senior sonreía cada noche escribiendo el nombre de Junior en la tarjeta de alineación. En un juego de final de temporada con implicaciones de playoffs, Junior subió al plato en la parte baja de la novena entrada con corredores en primera y segunda y el marcador empató a 3. Su padre le pidió que tocara. Tatis falló dos veces en dejarlo. Frente a una cuenta de 0-2, se balanceó en el siguiente lanzamiento. Al salir de la caja de bateo, Tatis lanzó al cosmos un murciélago a dos manos al estilo de una abuela. La pelota pasó por encima de la valla del jardín izquierdo. Estrellas avanzó a la serie de campeonatos al mejor de nueve, lo ganó en seis juegos e hizo por San Pedro lo que los Cachorros habían hecho por Chicago y los Medias Rojas por Boston. La ciudad se vació a las calles. Un camión de 18 ruedas arrastró a los jugadores del Estrellas al mar de juerguistas. Nadie quería que terminara la celebración. En medio estaban Tatis Sr. y Bebo, el gerente y la estrella, padre e hijo.

"Fue lo más divertido que he tenido en el béisbol, ”Dice Tatis Jr. "Sabes, jugando para mi ciudad natal, jugando para mi familia, jugando para la gente con la que crecí, viéndolos ir todos los días al campo y animarnos y simplemente empujar. Y fue genial gran sentimiento para mi. Nunca había visto tanta gente feliz. Fue solo una celebración ".

AL FINAL de marzo de 2019, Se esperaba que los Padres enviaran a Tatis a Triple-A durante algunas semanas. Es un procedimiento operativo estándar para los mejores prospectos, una manipulación del espíritu de la ley que retrasa la agencia libre por un año. Antes de 2019, el último prospecto entre los cinco primeros en debutar en el Día Inaugural fue Jason Heyward con Atlanta. Eso fue en 2010.

Cuando los Padres le dijeron a Tatis que había hecho el equipo en los entrenamientos primaverales , su primera llamada fue a María. "Prepararse, ”Dijo entre lágrimas de alegría. "Vamos a San Diego". Cuando el clan Tatis llegó al hotel en San Diego, hubo tal conmoción festiva que alguien llamó a seguridad.

En su debut, acarició dos golpes. En el día de los inocentes, jonroneó por primera vez. A finales de abril, estaba clasificado entre los 10 primeros en WAR de jugador de posición y tenía una racha de hits de 12 juegos en su haber antes de estirarse a la defensiva para un out (raro es el tamaño del hombre de Tatis que puede hacer las divisiones) y terminó en el lista de lesionados .

Después de su regreso en junio, aparentemente todos los días ofrecían algo nuevo y sorprendente, la obra de Tatis se revela en el momento. Contra Atlanta en julio, Tatis fue atrapado inclinándose hacia la segunda base por el abridor de los Bravos Mike Soroka . En lugar de volver al primero, Tatis echó a correr. "Si alguien puede salir de un aprieto, "El locutor de los Padres Jesse Agler dijo en la transmisión, "Es Fernando Tatis Jr." Sólo entonces, Tatis pareció licuar momentáneamente los huesos de su torso. Mientras se deslizaba, su mitad superior se contorsionó de tal manera que evitó la etiqueta de Soroka. Estaba a salvo. "¿Qué no hace?" Preguntó Agler. "¿Qué no es emocionante?"

Para entonces, Los supercortes de los aspectos más destacados de Tatis ya estaban salpicando YouTube. El jonrón parabólico corre a la izquierda, los golpes de salida al centro, los empuja a la derecha. La tabla de pulverización de Tatis, con la mitad de sus jonrones por el medio, es como una mancha de tinta de Rorschach donde la respuesta correcta es "gran bateador". El 13 de agosto todas esas pulgadas que Tatis había crecido fueron útiles cuando el primera base de Tampa Bay, José Aguilar, conectó una pelota al campo corto. Tatis saltó, enganchó la pelota en su punto más alto, Giró 180 grados y regresó a la tierra con él.

Un día después, después de un swing, La espalda de Tatis se encerró con una reacción de estrés. Se perdió el resto de la temporada regular, pero aún así terminó tercero en la votación de Novato del Año. De vuelta a casa no jugó para el Estrellas, y su padre tampoco pasó tanto tiempo con el equipo. En noviembre, después de que Estrellas comenzara la temporada 2019-20 5-15, Tatis Sr. fue despedido. Junior estaba lívido. Hizo tapping en una ardiente publicación de Instagram diciendo que Estrellas podría cambiarlo. Los fanáticos de San Pedro ofrecieron sus sentimientos de una manera más sutil, moda más mordaz. Regresaron a las calles, esta vez en protesta con velas encendidas. Para la dinastía Tatis, celebraron una vigilia. Era real, todo este poder que tenían. Bebo lo usó para su familia, por su ciudad, por su patria, para los Padres.

Ahora viene la evolución natural, aunque en medio del tipo de circunstancias que nunca podría haber imaginado. La temporada 2020 también es para todo su deporte.

"Es una gran responsabilidad, —Dice Tatis. “Simplemente lo veo de esa manera. Sabes, este juego ha estado aquí durante tanto tiempo y ahora somos parte de él. Tenemos que ser responsables de mantenerlo al mismo nivel o llevarlo a un nivel superior. Creo que esa será la clave para nosotros para este juego ".

Las horas a solas en su apartamento esta primavera le dieron a Tatis tiempo para pensar, sobre su juego y mucho más. La gente está muriendo. El coronavirus no va a ninguna parte. Extrañaba a su familia. Habla por FaceTime con su mamá todos los días y con su papá casi con la misma frecuencia. Cuando Elijah y Maria Fernanda volaron a San Diego para visitar a mediados de julio, era la primera vez que veía a un Tatis en persona en meses.

También le dio tiempo a Tatis para pensar en su lugar en el béisbol. Las aspiraciones dinásticas tienden a hacer eso. Últimamente, ha dicho que le encantaría quedarse en San Diego y conseguir una estatua como Tony Gwynn. Cuando los Padres cerraron los entrenamientos de primavera, Varios compañeros de equipo de Tatis esperaron para ver si regresaba a República Dominicana antes de reservar boletos para casa. Cuando Tatis se fue a San Diego en su lugar, ellos unidos.

Todo el tiempo que Tatis pasó arreglando sus debilidades valió la pena. Sus cambios y fallas en los lanzamientos fuera de la zona se han reducido en casi un 40% desde su temporada de novato. Después de cometer 18 errores el año pasado, la mayoría de ellos en jugadas de rutina, Tatis llegó a la idea de que todas las jugadas no tienen por qué ser llamativas. Podía tomar los ángulos adecuados. Usa más pies menos brazo. Tiene cero errores en 16 partidos esta temporada. Como su agente Roger Tomas le dice a Tatis:a veces está bien ser aburrido.

Quizás eso diga tanto sobre quién es Fernando Tatis Jr. como cualquier otra cosa:tiene que trabajar activamente para ser aburrido. Se necesitó una pandemia y un conjunto de protocolos cada vez más monitoreado para evitar que desatara nuevas series de apretones de manos coreografiados para celebrar su triunfo y el de los Padres. E incluso restringido, o tan limitado como puede ser, Tatis todavía se las arregla para hacer antiséptico, imbuido de ruido falso, el béisbol en estadio vacío se siente urgente.

Dos semanas en esta extraña temporada Tatis está en el plato. Está abajo 0-2, que lo mismo cuenta que con Estrellas, esta vez contra Ross Stripling, el abridor de los Dodgers de Los Ángeles, a quien persiguen los Padres y todos los demás en la Liga Nacional. Stripling lanza una bola rápida alta. Tatis lo está cazando. Carga su cuerpo para que puedas ver a TATIS JR. y el No. 23 en su espalda, luego suelta su bate sobre la bola desprevenida. Mientras la bola sale volando del cañón a 112 mph, Tatis ni siquiera se molesta en mover su bate. El solo lo deja ir y gira en agosto antes de tocar el suelo.

Para entonces, Tatis sale de la caja de bateo. No corras. No trotar. Él camina, porque puede y porque un jonrón como este - 430 pies, aparentemente sigue subiendo cuando suena en el estadio vacío, acompañada de una llamada perfecta para la televisión:"¡A la luna!" - merece apreciación.

Excepto que Tatis ni siquiera está mirando la pelota. Está mirando fijamente al dugout de los Padres que los micrófonos calientes captan gritando, "¡Ohhhhhhh!" El vástago de una dinastía, el hijo predilecto de una nación, el fulcro de los Padres, la próxima cara del béisbol está mirando a sus compañeros de equipo. Ellos ya saben lo que todos los demás están a punto de aprender:esto es solo el comienzo.

https://www.espn.com/espn/feature/story/_/id/29510713/fernando-tatis-jr-bringing-joy-back-baseball


Notas de viaje
  • China está llena de algunas de las maravillas naturales y artificiales más increíbles del mundo, pero también es un país enorme con tanto que hacer que planificar un viaje puede parecer abrumador. Es por eso que le pedimos al experto en viajes canadiense Jim Byers y a algunos de nuestros propios expertos en ofertas que nos dieran sus consejos sobre dónde ir y qué ver en dos de las ciudades más bulliciosas de China:Shanghai y Beijing. LLEVAR A LA FUERZA Esta ciudad ha ido creciendo a pasos

  • Pueblo natal: Washington, corriente continua Ocupación: Periodista / Analista político Destinos favoritos: Beirut, Jerusalén, Estanbul, Barcelona. Morir por visitar: Buenos Aires. Rituales de viaje extraños: Estoy tan acostumbrado a viajar solo es extraño aunque recientemente encantadora, viajar con otro. Régimen de relajación durante el vuelo: Ninguno realmente aunque veo más películas de Kate Hudson en el aire de las que vería de otra manera. Siempre en el equipaje de mano: C

  • La región del Gran Niágara ha sido un lugar de moda para los viajeros durante mucho tiempo. Después de todo, si las Cataratas del Niágara no están en su lista de deseos, probablemente no tenga una lista de deseos. La región también está llena de arte, cultura, historia, flora-y-fauna-y-americana, y sándwiches de autor rebosantes de sabor. Estás a punto de descubrir que esta región es mucho más que cascadas y alas, ¡pero definitivamente súbete a ambos durante tu visita! ¡Más a las Cataratas d